4.1.15

Pausa.


Che, recién me dieron un montón de ganas de hablarte.
Así de la nada, aparecieron todas juntas.

Y simplemente retomar en la última charla 
que tuvimos alguna madrugada en tu cuarto,
de esas en las que no había prejuicios ni críticas.

Y aparecer sentados en un banco de plaza,
empapados por la lluvia y encontrando el sentido de la vida.

Y caminar por la calle, de día, de tarde, de noche
Sin saber a dónde vamos, y charlando.

Siempre charlando.

Creo que es lo que más extraño
hablar con vos
y reírnos tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario