8.9.10

Día 365

Hoy, 8 de Septiembre, cumple años mi querido blog. Para ser más exactos, cumple un año. Como me pasa con todo, el tiempo se me pasa volando, recién siento que lo tengo hace unos meses, pero no, desde hace trescientos sesenta y cinco días esto es mi mayor autoayuda, mi descarga emocional. Verdaderamente no sé qué haría sin este espacio en mi vida.

Cada día que iba pasando desde la primera entrada me nacían más ganas de seguir escribiendo, seguir largando todo de adentro, vaciarme de cualquier cosa que me estuviera molestando, sacar a la luz cosas que me estaban encantando. 

Cambié mucho, y conmigo fue cambiando mi forma de manejar esta parte de mí. No me considero una escritora ni mucho menos, es más, sólo encuentro la forma de poner lo que siento en palabras cuando me llega la necesidad de hacerlo, no podría mecanizarme para escribir, perdería su diversión. Me ayudó a limpiar muchas cosas malas que estaban cada vez expandiéndose más en mis adentros, porque descubrí lo fácil que es sacarse el rencor o el enojo si lo ponés en palabras, si lo dejás fluir. A medida que la mierda se iba, entraba lo bueno.

Lo consideré como mi propia filosofía de vida; no está mal que te enojes, no está mal que te deprimas, que estés mal, pero siempre largalo, no lo guardes, porque a la larga sólo te estás haciendo mal a vos mismo. Por eso quise esta especie de "purificación", o como quieran llamarlo. Hubo muchas cosas que había perdido en mi vida por estar tan llena de mierda; me enojaba mucho y sin razón con las personas que más quería, no era lo que en realidad soy, y todo eso por mantenerme cerca de gente que literalmente me hacía mal. Alejarme de esa persona (si, es una sola y no me molesta si alguien que lo lee entiende de quien estoy hablando) fue lo mejor que pude haber hecho, así que no, no me arrepiento. Ya no me importa quién tuvo razón o no, sólo me importaba que no me enfermaras más, y si eso suena egoísta de mi parte, que así sea.
 En fin, no voy a meterme de nuevo en estupideces sin valor, adonde quería llegar es que gracias a toda esa limpieza interior, todo lo que quería empezó de repente a volver, a llenar mis días de luz y de alegría otra vez. Personas que me habían olvidado, nuevos amigos, oportunidades únicas; encontré actitudes mías que jamás pensé que iba a poder adoptar: animarme a más, esa es la que más destaco. Esa y hacerme valer en serio.
Y ahora más que nunca tengo que mantenerme así. Porque en este tiempo que se viene, voy a tener que enfrentarme a muchos desafíos. Seguramente voy a escribir sobre ellos. Sería una linda forma de empezar este segundo año.

1 comentario:

  1. ¡Feliz año a tu lindo lindo lindo blog!
    Y gracias a vos por todos tus comentarios, siempre me levantan el ánimo.
    Un beso grande, Agnes.
    Atte. Camila Superdupercolgadadebidoalfuckingcolegio. Jajaja.

    ResponderEliminar