26.8.10

Promesas que cumplir

Querías que escriba sobre vos? Bueno, hoy tengo ganas de hacer exactamente eso. Porque ultimamente me di cuenta de que vos me abrís los ojos como ninguna, me bajás a tierra cuando estoy volando entre mis ilusiones y fantasías, me decís la verdad con la mejor sonrisa, y hasta así duele menos, porque me asegurás que aunque a veces las cosas no estén bien, vos vas a estar acompañándome siempre, ofreciéndome un hombro donde llorar, una risa que compartir. 
Me hiciste entender que soy capaz de todo, y que si quiero algo, puedo conseguirlo, más aún cuando sé que vos creés en mí. Sacaste de lo más profundo de mí cosas que ni yo sabía que tenía; de vos aprendo todos los días algo nuevo, y siempre me incitás a querer ser mejor persona, a querer ser más feliz.
Fuiste una de las pocas personas que supo entenderme cuando mi corazón estaba destrozado, me ayudaste a concentrarme en otras cosas que me devolvieran la luz que me habían quitado, me encontrabas razones para reír en lugar de llorar, y me diste la seguridad que me faltaba para poder mirarlo a los ojos y no desestabilizarme. Porque el hecho de que seamos adolescentes no significa que no podemos entender lo que es el amor, y lo mucho que puede doler amar y no ser amado. Y saber que en esto no estoy sola, que te tengo a vos para que me des la mano cuando siento que me caigo, es una de las cosas que más te agradezco.
Me enseñaste a no dejarme pasar por nadie, lo importante que es mantener la frente en alto, y yo siempre intento devolverte lo mismo cuando te veo a vos cabizbaja, porque si vos estás mal, cómo puedo yo estar bien? Gracias por ayudarme a juntar el valor necesario que me faltaba para sacar todo lo malo de mi vida, lo que me estaba enfermando por dentro y por hacerme encontrar otras razones para sonreír.
Esa capacidad que tenés de darte cuenta con sólo mirarme de como me siento me da miedo. A veces no tengo ni que decirte lo que me pasa, vos sola ya me preguntás y sabés exactamente la razón porque la que estoy feliz o triste. Me conocés tanto y yo te conozco tanto que hasta podríamos describirnos de memoria. Sos mi mejor cómplice, con una mirada ya entendés lo que quiero que hagas, y siempre que me ayudas a conseguir lo que quiero, gano.
Cuando necesito un consejo, vos definitivamente estás primera en la lista, y no porque me decís lo que quiero escuchar, sino que me decís lo que tengo que escuchar; sé que en vos siempre puedo encontrar la verdad, las cosas como son. Porque cuando tenés razón, tenés razón. Me ayudás a hacer las cosas bien, a mejorar cada vez un poco más en todo. A animarme, a arriesgarme a todo o nada, y todavía me falta un poquito, pero yo creo que sin vos jamás hubiera hecho ni la mitad de todo lo que logré gracias a vos. Compartir travesuras, salidas, obras, chistes, canciones, películas, momentos, palabras, amores, desamores, tristeza, felicidad, tantas cosas que ya perdí la cuenta. Una de las cosas que más me gusta compartir con vos es el escenario, porque vos sabés todo lo que significa para mí estar ahí, y poder disfrutarlo juntas, no tiene precio.
Me dejás enseñanzas de vida constantemente, aunque a veces parezca que no te quiero escuchar, es como cuando yo te corrijo: nos hacemos las boludas pero sabemos que la otra tiene razón. Hablando de eso, somos tan parecidas que da miedo; con esas conexiones bizarras que tenemos de decir y hacer lo mismo al mismo tiempo, somos tal para cual y me encanta eso, amiga escorpiana. Eso está bueno, como también a veces es malo, pero aunque nuestro orgullo sea más grande que una casa, ambas sabemos que nuestra amistad puede más, siempre puede más. Y eso que me hiciste vivir de la manera más cruda lo que vale la confianza, lo que vale tu confianza, y el miedo a perderla fue una de las cosas más duras que pude haber vivido jamás. Pero dejando eso atrás, tené en claro que siempre voy a estar ahí para vos, y que jamás haría algo con la intención de lastimarte. Sos una de las pocas cosas más importantes que tengo, y no te cambiaría por nada en el mundo. En vos encontré una amiga que no se ve todos los días, que uno tiene suerte de tener, y no estarías ni cerca de entender lo afortunada que me siento de tenerte como una de mis mejores amigas de la vida.Ya no encuentro palabras para agradecerte todo lo que hiciste y hacés todos los días por mi, yo sólo espero haber hecho y hacer lo mismo por vos, porque te merecés eso y tanto más.

Bueno, creo que con esto podés llegar a tener una idea de lo que significás para mí y de lo mucho que te amo. Cada vez que tengas el ánimo o el autoestima por el piso lee esto que te lo va a levantar. Porque esa personalidad de oro que tenés y la luz que irradiás no puede estar apagada, tiene que estar siempre prendida, jamás te olvides de eso. Verte feliz a vos me hace feliz a mí. Sos lo mejor que hay, amiga, lo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario