27.10.09

Old habits die hard

Las cosas van a ser distintas. No voy a dejar que pase de nuevo.

Eso fue exactamente lo que me dije a mi misma hace... cuánto? Tres semanas? Tiempo suficiente para cometer casi los mismos errores, de nuevo. Bueno, obviamente sigo estando feliz, y la situación actual claramente es totalmente distinta a la anterior. No digo que arruiné mis nuevas oportunidades de ser feliz pero... estuvo cerca. Será que me gusta jugar en el borde del precipicio, probar que no me voy a caer, al menos no otra vez. Pero de nuevo empiezan a aparecer las inseguridades, los nervios, la ansiedad, y la tan maldita obsesión. No puedo tener paz. Y sé que soy yo sola la que lo genera, creo que es la cruz que me toca cargar, cuando uno no tiene mucha paciencia o hasta experiencia en algo, termina por perder el control. Te apurás, adelantás las cosas antes de tiempo, y después de la nada querés frenar; quién te entiende? En realidad, quien me entiende? Ya me perdí otra vez y no sé ni dónde estoy parada. Los efectos de la idiotez que te agarra cuando tu mente en algo más, en alguien más... Te supera y va más allá de vos misma, otra vez un pequeño pedazo tuyo cambio de dueño, ese breve momento donde de nuevo te sentiste completa ya desapareció. No significa que eso sea malo, hasta siento que es bueno, mientras las cosas sigan como están ahora si... es bueno. (es bueno?)

No sé si logré decir lo que quería, pero definitivamente me siento mejor.


to die by your side, it's such a heavenly way to die

No hay comentarios:

Publicar un comentario