17.9.09

Tu problema NO es el mío

¿Qué es peor, odiar a una persona con todas tus fuerzas y aborrecerla, o que la misma simplemente te decepcione, te defraude? A veces me gustaría poder odiarte, me gustaría tener las ganas de decirte los insultos más horribles, arruinar tu vida en todos los aspectos posibles, destruirte. En cambio, lo que siento es algo muy distinto.


Exacto, decepción. Cuando las cosas no rinden más, entonces no puede seguir funcionando. Supongo que eso fue lo que pasó. Yo estiré y estiré y seguí estirando, y llegó un momento donde yo ya no tenía más de dónde tirar, y como me dijo una gran amiga "cuando algo NO rinde, ya fue". Es una pena, de verdad, ¿pero por qué vivir en la mentira?
Cuando una persona no puede cambiar, la otra tampoco puede intentar cambiarla. Eso no significa que tenga que seguir aguantando lo mismo una y otra vez. Es por eso mejor cortar todo de raíz, sin anestesia, mientras todavía hay tiempo de ahorrarse discusiones, peleas. No sirve de nada juntar rencor por alguien que ya sinceramente no me importa. Demasiadas excusas y disculpas que ya me saturaron, es como si directamente no pudiera escucharlas -thank God- porque ya no me interesan, ya no me preocupa más su vida, principalmente porque dejo de afectar a la mia.
Sí, ese fue el problema. Tu vida es tu vida, y cada uno hace lo que quiere con la suya, pero que pasa cuando uno interfiere en la vida del otro? Es decir, se cruza en su camino pero no ayuda, estorba. Cambia las cosas a su parecer sin pensar en como sus errores afectan a los demás. Si, definitivamente ese fue el problema.


So STOP pretending.

No hay comentarios:

Publicar un comentario